Instagram para la difusión del Patrimonio Histórico

Instagram para la difusión del Patrimonio Histórico

No queríamos dejar pasar el verano y su supuesto parón de trabajo sin escribir de nuevo en nuestro blog. Como sabéis, una de nuestras especialidades es la creación de contenidos principalmente orientados a medios digitales y como bien dice el refrán: “en casa de herrero, cuchillo de palo”.

En esta ocasión y tras varios análisis realizados a diferentes empresas y clientes, queríamos hablar del enorme potencial de Instagram para la difusión de contenidos culturales y en nuestro caso, los relacionados con el Patrimonio Histórico.

Empresas de Marketing Digital se echaran las manos a la cabeza por hacer este post a estas alturas, lo que no saben es que los arqueólogos, por ejemplo, acaban de explotar en facebook con multitud de páginas de proyectos e ideas bastante originales. También, empieza a haber bastantes que ya dicen sentirse más cómodos usando twitter y hasta hay algunos “youtuber” perseverantes y encapuchados, veáse Canal Caverna. También merecen mención, los blogueros, que están alcanzando cotas de profesionalidad y dedicación bastante elevadas e incluso, también se han atrevido a emular al El Mundo Today con “Teja que mano no cubre…” .

Aunque para muchos las redes sociales son Facebook y Twitter, podríamos utilizar otra multitud de herramientas según la necesidad, el contenido y el objetivo que tengamos. Por ejemplo, se podrían usar vídeos de YouTube o Vine, y aparte, Linkedin, Google Plus, Tumblr, Pinterest, Periscope, Snapchat, Medium, TripAdvisor, entre otras.

El uso de estas herramientas nos parece un logro en el principal objetivo de todo esto, que es la difusión del Patrimonio Histórico y como efectos colaterales, se podría hablar del mejor conocimiento y dignificación de la profesión arqueológica, el surgimiento y consolidación de nuevos perfiles profesionales, etc. De todo ello seguro que se hablará largo y tendido en el próximo Congreso Arqueonet 2016, I Encuentro de Marketing Digital para la difusión del Patrimonio Histórico, a celebrar este otoño y que a pesar de algunos vaivenes seguro que será un éxito, ya palpable en el seguimiento y comentarios de muchos seguidores.

Y, por fin, empezamos a hablar de Instagram, que para nosotros todavía sigue siendo un entorno social emergente en nuestro sector. Lo de Snapchat lo dejaremos para más adelante porque seguramente sea muy duro de asimilar ;-).

Algunos ya llevan tiempo con Instagram, se asomaron a esta red social, quizás por sus anhelos fotográficos pero muy pocos lo usan como herramienta de divulgación de sus proyectos. Todas las redes sociales y/o entornos digitales en su mayoría debería ser utilizadas siendo conscientes de su potencial, pero también de sus limitaciones. Las redes sociales por si solas no sirven de nada, por ejemplo compartiendo contenidos según caen en nuestro buzón de avisos de google. Todo tiene que estar orientado a la conversión, puedes tener miles y miles de seguidores pero si ninguno te llama para que hagas lo mismo con su empresa o proyecto, algo estas haciendo mal. Todo ello se consigue vigilando y sabiendo entender las métricas, saber orientar el contenido hacia el público, etc. Muchos desisten en el empeño al darse cuenta del enorme esfuerzo que requiere estos entornos, y no solo laboral sino también personal. Muchos personalizaron tanto su discurso en las redes sociales, que les llevó muy rápido al éxito en cuanto a seguimiento, pero a su vez, es una tendencia que suele acabar en agotamiento y sentir que se retransmite la vida personal.

En estos aspectos, Instagram funciona igual, hay que saber mantener el equilibrio entre opiniones personales y siendo fotografías lo que se comparte, es esencial saber enseñar e insinuar lo que se quiere comunicar.

Números para los más incrédulos

Según la Asociación de Publicidad, Marketing y Comunicación, en España hay 15,4 millones de usuarios de teléfonos inteligentes y estos se han convertido en el principal dispositivo de acceso a Internet, en detrimento de la PC o Tablet. Un usuario dedica, en promedio, tres horas y 23 minutos al día en mirar las aplicaciones en su teléfono.

En estos momentos Instagram se perfila como la red social con mayor crecimiento, superando ya en número de usuarios a twitter y con un segmento de edad muy interesante para las empresas. Se prevé que para este año 2016, Instagram crecerá hasta los 65,3 millones de usuarios, superando con creces a Twitter y Pinterest. Cabe destacar que los menores de 17 años, son una audiencia importante para Instagram, que supera los 11 millones. Pero el rango que más se identifica con esta red social, es el de 25 a 34 años (32,2%).

¿Cómo aprovechar ese potencial?

En primer lugar queríamos desechar el mito para los más nuevos de que esta red social se puede manejar exclusivamente a través de un móvil, al igual que Twitter, existen multitud de aplicaciones paralelas con las que gestionarla desde el escritorio de tu ordenador, como es el caso de Gramblr.

Un dato interesante para iniciar una estrategia en este entorno, es que hace unos meses, Instagram lanzó de forma oficial los perfiles de empresa. Toda aplicación o red social, antes o después, cuando ha captado un nivel considerable de usuarios empieza a dedicarse al inevitable Retorno de la Inversión (ROI) y debe de ofrecer una serie de servicios a las empresas. Hasta cierto nivel de exigencia se mantendrán de forma gratuita, así que no hay que preocuparse y saber aprovechar esas opciones al máximo. Por ejemplo, se puede disponer entre otras funcionalidades:

  • El botón para compartir en Facebook publicará los contenidos en una página de fans y no a un perfil personal.
  • La biografía del perfil incluirá un botón de contacto.
  • La biografía del perfil incluirá la categoría del negocio (la misma que se tiene en la página de fans de facebook). Ejemplo: figura pública.
  • La biografía del perfil incluirá un enlace con la dirección física que se podrá ver en el mapa predeterminado de los seguidores.
  • A través del perfil de empresa se tiene acceso a métricas para medir la efectividad de la gestión y de los contenidos.
  • Y lo que más le interesa a Instagram, con el perfil de empresa se podrá promocionar los contenidos con publicidad para llegar a más audiencia y potenciar los resultados.

Una red social y estrategias no invasivas

De todas maneras, esta red social sigue fiel a algunos principios básicos por los que como usuario no tendremos la sensación de NO estar inundados de anuncios y presencia comercial. Por ejemplo, no se permite añadir URLs en las descripciones de las fotos. Cuando se pincha en una imagen, la imagen ocupa la pantalla, no nos manda a una web desconocida. Como decisión personal y no conducidos a ello inevitablemente, si nos gusta mucho lo que se ve y la trayectoria del perfil, podemos acudir a la información de la bio y visitar el sitio web de la entidad en cuestión.

Difundiendo el Patrimonio Histórico

Según el Ministerio de Cultura, con datos de 2014, contamos con más de 1500 museos y entidades culturales. De todos ellos, solo un 10% cuentan con presencia en redes sociales y esto sin tener en cuenta si están bien gestionadas.

La clave para entender la labor divulgativa de Instagram es su componente visual, donde podemos acceder fácilmente a imágenes, fotografías y vídeos e interactuar con otros usuarios, aunque no seas el propietario.
Por ejemplo, una pieza arqueológica hallada en una excavación de dudoso origen y/o función puede ser catalogada y descrita en cuestión de horas por seguidores desde cualquier parte del mundo.

Iniciativas a nivel particular que resultan de los más interesantes se pueden encontrar ya fácilmente, como es el caso de @Piedra. El administrador, Tono Vizcaíno define su perfil de Instagram “como un e-cuaderno de campo para complementar los contenidos del blog: se trata de subir cada día una foto que muestre que de verdad el pasado lo tenemos a la vuelta de la esquina.”

No pondremos más ejemplos, pero por aquello de que comparar es odioso, el British Museum tiene casi medio millón de seguidores y en España, el Museo de Almería, es el que hemos encontrado con una estrategia más definida de interacción con sus seguidores a los que animan a compartir su visita al museo y apenas supera los 2000 seguidores.

Si conoces buenos y originales ejemplos ¡avisanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *