El ADN relaciona la expansión de la cerámica cordada y el origen de nuestra lengua con la llegada de población asiática


  Enlace    Enlace visitado       Ficha del artículo


Fecha de publicación de la fuente utilizada

14 de febrero de 2015

Fuentes de información digital utilizadas

La Información
Nature

Fuente de las imágenes

Nature

Palabras clave

ADN, Homo sapiens, migraciones, Europa, Asia, lenguaje, cerámica cordada, 4.500 BP

Artículos relacionados o coincidentes en algunas categorías

Las primeras poblaciones europeas eran reducidas pero no infrecuentes
Nuestros ancestros sobrevivieron a la última glaciación
Secuenciado el genoma de humano moderno más antiguo conocido

Bibliografía científica, publicación original

biorxiv

Existen vestigios de estos emigrados orientales en los genomas de casi todos los europeos contemporáneos, según investigadores que analizaron los datos del genoma de casi 100 antiguos europeos.

Un grupo de seres humanos irrumpió desde el este en Europa occidental hace 4.500 años, con tecnologías tales como la rueda y un lenguaje antepasado de muchas lenguas modernas. Un equipo dirigido por David Reich, genetista evolutivo y de la población en la Escuela de Medicina de Harvard en Boston, Massachusetts, analizó el ADN nuclear de los cuerpos de 69 personas que vivieron en Europa hace entre 8.000 y 3.000 años, identificando esta llegada de población oriental hace aproximadamente 4.500 años, una migración desconocida hasta ahora.

 Contenido

La arqueología y el ADN antiguo sugieren que los agricultores del Medio Oriente comenzaron su flujo hacia Europa hace 8.000 años, en sustitución de los cazadores-recolectores en algunas áreas y mezclándose con ellos en otras.

Pero el año pasado, un estudio de los genomas de antiguos y contemporáneos europeos encontró eco no sólo de estas dos ondas procedentes de Oriente Medio, sino también de un tercer grupo que podría venir de más al este.

Para acotar aún más los orígenes de este linaje desconocido, un equipo dirigido por David Reich, genetista evolutivo y de la población en la Escuela de Medicina de Harvard en Boston, Massachusetts, analizó el ADN nuclear de los cuerpos de 69 personas que vivieron en Europa hace entre 8.000 y 3.000 años.

También examinaron los datos del genoma publicados anteriormente de otros 25 antiguos europeos y también los de Ötzi, el hombre de hielo de 5.300 años que fue descubierto en la frontera entre Italia y Austria.

La herencia de los Yamnaya

Su análisis confirmó la llegada de los agricultores del Medio Oriente a Europa hace entre 8.000 y 7.000 años. Pero el equipo también encontró la prueba de una migración previamente desconocida, varios miles de años más tarde.

ADN recuperado de los pastores de la estepa que vivían en el oeste de Rusia hace unos 5.000 años resultó muy parecido al de los individuos de 4.500 años de edad, procedentes de Alemania, que eran parte de un grupo conocido como la cultura de la cerámica cordada.

Los pastores, llamados los Yamnaya, vivían en la actual Rusia y Ucrania y representan “una migración masiva en el corazón de Europa desde su periferia oriental“, afirman Reich y su equipo en un artículo publicado en el servidor de preimpresión bioRxiv el 10 febrero, de lo que se ha hecho eco Nature.

Los ancestros de los Yamnaya sobreviven en diversos grados en los genomas de los europeos contemporáneos, con los grupos del norte, como noruegos, escoceses y lituanos, como vínculo más fuerte.

La extensión geográfica de la migración Yamnaya no está clara, ni su naturaleza. Pero el equipo de Reich dice que es posible que los inmigrantes orientales sustituyeron totalmente a las poblaciones existentes en Alemania.

Impusieron su lenguaje

Además, los investigadores sostienen que los Yamnaya importaron al menos parte de la familia de lenguas indoeuropeas a Europa. El origen de estas lenguas – que incluyen las lenguas eslavas, romances y germánicas, así como muchas de las lenguas que se hablan en el subcontinente de Asia meridional, está envueltó en polémica.

Algunos investigadores dicen que estas lenguas se extendieron a través de los agricultores de Oriente Medio hace unos 8.500 años. Pero Reich y su equipo dicen que sus datos son más consistentes con la “hipótesis de la estepa” favorecida por otros investigadores, según la cual los pastores que vivieron alrededor de los mares Negro y Caspio propagaron los idiomas alrededor de 6.000 años atrás, después de la domesticación del caballo y la invención de la rueda, que les permitió comenzar a viajar grandes distancias.

Dejar un Comentario