La aleación de cobre y estaño, 1500 años antes de lo que se pensaba


  Enlace    Enlace visitado       Ficha del artículo


Fecha de publicación de la fuente utilizada

19 de Enero de 2014

Fuentes de información digital utilizadas

Stone Pages
Archaeometallurgie

Fuente de las imágenes

Antiquity

Palabras clave

lámina de Plochnik, 7000 años, Edad del Bronce, reluctancia, aleaciones, cultura de Vincha, Serbia, arqueometalurgía

Artículos relacionados o coincidentes en algunas categorías
Bibliografía científica, publicación original

Antiquity

La lámina de broce estañado de Plochnik (Serbia) es la más antigua conocida en todo el mundo

La hipótesis de un origen único de la metalurgia euroasiática ha sido desafiada por el descubrimiento de evidencias de fundición de cobre hace unos 7000 años en Plochnik, un asentamiento de la cultura de Vincha al este de Serbia. Allí, un lámina de bronce estañado fue extraida de un contexto inalterado, sobre el suelo de una estructura de habitación junto a un taller de cobre, un único horizonte de ocupación datado hacia el 4650 a.C. La lámina de broce estañado de Plochnik es por tanto la más antigua conocida en todo el mundo, retrasando la fabricación de bronce unos 1500 años.

 Contenido

Se han analizado dos artefactos para llevar a cabo un nuevo estudio: la lámina de Plochnik y un anillo de Gomolava. Su forma implica que fueron usados con fines decorativos. La lámina de Plochnik estaba en un estado suavemente maleable por haber sido templado, de modo que pudiera enrollarse alrededor de una vasija cerámica, mientras que el anillo de Gomolava estaba endurecido por el proceso de fabricación. Las temperaturas usadas para el templado eran mucho más elevadas que las que se requieren para templar el cobre puro, que era el metal deminante del momento. Esto demuestre que los artesanos metalúrgicos comprendían perfectamente las propiedades específicas y los requerimientos del bronce estañado.

La desaparición de los bronces estañados complejos coincide con el colapso de grandes complejos culturales al noreste de Bulgaria y en Tracia a finales del quinto milenio antes de nuestra era. Esto sugiere que los bronces estañados eran “aleaciones culturales“, producidos por deseos y preferencias culturales, y no funcionales.

¿Cuáles eran las ventajas de los bronces estañados? La presencia de impurezas como el estaño, el arsénico y el antimonio mejoraban las propiedades del material: se fundía a temperaturas inferiores que los objetos de cobre y era más fácil de moldear. Estas impurezas le daban además a las piezas un color amarillo brillante. El color se ha identificado como un elemento crucial en el uso de bronces estañados como alternativa al oro en Asia central, y en la temprana aparición de latón desde el tercer milenio antes de nuestra era. El color es particularmente interesante a la luz de los más antiguos objetos de oro del mundo, datados a mitad del quinto milenio antes de nuestra era, y depositados en el cementerio de Varna.

El color y el significado social del oro puede relacionarse con la aparición de los primeros bronces estañados, y las oportunidades que éste habría proporcionado como una imitación del oro. A esto se añade la relativamente limitada producción de ambos metales, en claro contraste con la producción masiva de objetos de cobre en esa misma época. El oro y los bronces estañados habrían estado reservados para los individuos de más alto estatus.

El nuevo estudio proporciona evidencias arqueológicas y analíticas del surgimiento independiente de producciones de bronce estañado unos 1500 años antes que las primeras aleaciones de bronce estañado del sudoeste asiático, y precediendo en casi medio milenio a los primeros usos de aleaciones naturales de cobre con arsénico, desafiando la secuencia establecida de la evolución de la metalurgia en la Eurasia occidental.

Otros metales también eran usados en los Balcanes en este periodo. Existen evidencias del uso de plomo y galena en yacimientos de la cultura de Vincha, y el uso de la plata está atestiguado por el tesoro de la cueva de Alepotrypa en Grecia,datado entre mitad del quinto milenio y principios del cuarto milenio antes de nuestra era. El uso casi contemporáneo de todos estos metales en los Balcanes desafía el discurso convencional de una evolución de la metalurgia lenta y lineal.

El polimetalismo balcánico podría haber evolucionado a partir de los gustos estéticos de la élite consumidora del momento. La explotación de las propiedades materiales indica que los metalúrgicos buscaban activamente diferentes soluciones tecnológicas, pero estas tecnologías no se usaban para fabricar aleaciones de dos metales.

La ausencia de metales de aleación en estos estadíos tempranos de la metalurgia Euroasiática se ha asociado tradicionalmente con la ausencia de habilidades tecnológicas, pero las evidencias presentadas en este nuevo estudio ilustran el significativo nivel de habilidad con el metal existente en el quinto milenio antes de nuestra era. El proceso de reluctancia para producir aleaciones podría tener su origen en elecciones culturales tanto como tecnológicas, por ejemplo en la demanda de un color determinado antes que unas mejores propiedades de los materiales.

La producción de bronces estañados complejos en los Balcanes decayó hacia el final del quinto milenio antes de nuestra era, coincidiendo con el colapso de las culturas búlgaras demandantes de oro. Los bronces estañados reaparecieron tras 1500 años, basados en la casiterita. Esta aleación fue ampliamente adoptada en Asia central y suroccidental, donde su producción, consumo y comercio actuaron como una de las fuerzas intensificadoras de las vidas políticas, sociales y económicas de las comunidades de la Edad del Bronce en toda Eurasia.

Dejar un Comentario